Aún así no me rindo.

Mientras tu decides entre dormir o ponerte la peda de tu vida, yo tengo que escoger entre recuperarme de una jornada de trabajo de doce horas o escribir un poco.

Favorecida persona eres tu, que puede puedes cumplir 25 años y contar con el apoyo de sus padres sin problema.

Así como yo te aplaudo con orgullo tus cortos, tu cine, tus canciones, tu arte, tu no te metas en mi camino…

Porque podrás decir de mi: que soy un asalariado que no tiene futuro, que vivo pensando en cuál tupper poner mi comida de mañana y que mi mayor problema es pensar en la quincena.

Pero nada más equivocado.

Estamos en la misma carrera aunque no con las mismas ventajas, tu tienes juventud, dinero y tiempo.

Yo sólo tengo sueños.

Y mucho o poco, lo terminaré logrando.

Por eso te aplaudo, porque tu amas lo que yo amo. Pero ya deja de burlarte de mi, que así, sólo reconoces que soy más valiente que tu.

Pues todo lo tengo en contra, y pese a eso, sigo avanzando. Mucho o poco. Y si el mundo es de los locos, que más locura es la de hacer un sueño incluso con el mundo a cuestas…

Ama, que yo amo, amemos y hagamos florecer el arte.

Texto: Abraham Arreola
Foto de portada: OrlandoSantana en Pixabay