Este miércoles se puso punto final a una novela que venía desde principios del año, cuando se hablaba de la no continuidad de Vettel en Ferrari y que además, se le había visto en pláticas con los directivos de Racing Point, escudería que el próximo año será Aston Martin y que supone un incremento importante en su presupuesto así como en sus aspiraciones de competir con los grandes equipos.

Sergio Pérez ha dicho adiós a la escudería, e incluso a la Fórmula Uno tras diez años de permanecer al grupo más selecto del automovilismo, a través de un comunicado, Checo no dio razones de su salida ni tampoco pistas claras sobre su futuro.

Una novela larga.

La salida del mexicano es un tema del que se venía hablando de tiempo atrás, esto aún cuando el tapatío tenía contrato hasta 2021. Mucho se habló de que Lawrence Stroll, actual dueño de Racing Point y padre de Lance Stroll, piloto de la escudería, no despediría a su hijo para dar lugar al tetracampeón del mundo.

Lo que se sabe es que los asientos disponibles en el máximo circuito no son tan prometedores, ya que si bien queda un asiento en McLaren por la mudanza de Saenz a Ferrari, las opciones se reducen a Haas o a Alfa Romeo que hoy poy hoy no son más que escuderías de relleno.

10 largos años.

Checo Pérez es un piloto de pago, es decir, llegó a la máxima categoría gracias a sus patrocinadores (Carlos Slim) y poco a poco demostró que su asiento estaba bien justificado. Con Sauber logró podios y era arriesgado, imposible olvidar su desempeño en Monza 2012, era un cohete; ese performance le valió para llegar a McLaren, muy precipitado ya que se subió a un tabique y lo mamón le costó caro.

Fue entonces que encontró su lugar en el mundo, fue en una escudería de la India, bajo el liderazgo de Vijay Mallya, y pronto, muy pronto mostró con podios que esa apuesta era la indicada, fueron el mejor del resto con presupuestos sumamente limitados.

Pérez le ganó a Hulkenberg en pista y se consolidó como un magnífico gestionador de neumáticos. Posteriormente se colocó como primer piloto y allí comenzaron los problemas, la relación con Esteban Ocon no fue buena (casi nunca lo es entre co-equiperos) y les costó puntos.

Luego, salvó el trabajo de sus compañeros en Force India al ir en contra del ex dueño y dar puerta a una compra de la escudería; pero desde ese entonces Checo ya no era tan deslumbrante en pista.

En la actual campaña, la peor a mi parecer, Checo tiene buenos viernes, medios sábados y malos domingos; se volvió conservador y eso no termina por gustar, si a eso sumamos que Stroll poco a poco se vuelve mejor piloto, la salida de Pérez está justificada.

Gracias Checo, gracias enserio, valió la pena cada una de las desveladas para verte correr en Australia, en Canadá, en China. Valió la pena ir a Austin a seguirte en vivo y luego endeudarme para verte en casa, en México.

Gracias porque gracias a tu presencia en la Fórmula Uno terminé de amar este deporte, cumplí el sueño de cubrir un Gran Premio y de conocer de mejor forma lo que se vive en una carrera.

¡Pronto volverás y lo harás de mejor forma!