Se aprobó la primera patente de una candidata a vacuna contra el COVID-19 en China la cual podría ser producida en masa en un breve periodo de tiempo. Esto fue gracias a la Oficina Estatal China de Propiedad Intelectual (SIPO, por sus siglas en inglés).

Actualmente la vacuna se encuentra en la Fase 3.

Está desarrollada por el Instituto Científico Militar y la compañía biofarmacéutica china CanSino Biologics.

Según sus cifras, las dosis comenzaron a usarse a finales de junio en el Ejército chino después de que un equipo dirigido por el investigador Chen Wei descubriera un anticuerpo monoclonal neutralizante altamente eficiente.

Esta sería la segunda vacuna en anunciarse a nivel mundial, después de la “Sputnik V” hecha por rusía.

Imagen de portada por Bao_5 en Pixabay