Fernando Galván, periodista especializado en deportes, negocios y mercadotecnia, cuento con 7 años de experiencia medios. Egresado de la tres veces heroica FES Acatlán.

Iker Casillas anunció su retiro del futbol a los 39 años, en sus espaldas, más de mil partidos y 24 títulos. Estos números quizás ahora mismo no sorprenden tanto ya que estamos acostumbrados a que los grandes jugadores conformen grandes equipos y entonces, arrasen con todo a su alrededor; sin embargo, dominar el futbol de élite no es para nada sencillo.

Y no, su carrera no fue para nada ordinaria y sencilla; debutó un 12 de septiembre de 1999 en San Mamés, entró en sustitución de César y desde ese entonces no dejó la portería, incluso hay una buena anécdota con Fernando Hierro y Vicente del Bosque, Casillas alegaba que le querían sacar del Real Madrid en tiempos donde el equipo ya sabía lo que era ganar Champions de nuevo.

Ya pasados muchos años, Casillas no lo superaba, entonces Hierro y Del Bosque ya se enfadaban de aquel episodio.

Aun cuando Casillas fue un ícono del madridismo, no fue santo de todos los involucrados en la historia reciente del equipo de Valdebebas. Es imposible olvidar sus diferencias con Mourinho, las cuales lo llevaron al banquillo, incluso a la salida del portugués se decía que regresaría a la titularidad del arco pero no fue así. Ancelotti tampoco se convenció de sus cualidades bajo los tres postes y de paso, ya con Zidane, un costarricense maravilloso, tampoco se lo puso fácil.

Acostumbrado a remar contra corriente y frío en momentos de alta temperatura, Casillas siempre respondió; claro que hay errores y goles que se comió, en 20 años de carrera cualquiera puede cometer errores grotescos; no obstante, sus aciertos han quedado para la historia.

Esa fría noche en Johannesburgo, en un par de ocasiones salvó a España de perder la gran final del mundial de 2010, y semanas antes, bajo la vía del penal, atajó las posibilidades de Paraguay de hacer historia.

Pero bueno, basta de la historia, los futboleros seguro saben mucho mejor que yo el andar de Casillas por las canchas, con santo y seña de su palmarés, recorrido y estadísticas.

Lo que vale la pena resaltar es el comportamiento que hay detrás de un campeón, y en ese sentido, Casillas saca sobresaliente, acompañó en primera plana a una generación de futbolistas que quizás nunca más se repita.

Se abrazó a un estilo que dejaba de lado el protagonismo propio, al servicio del equipo, y nos enseñó la virtud de la paciencia, del trabajo, del compromiso e incluso del compañerismo, no por cómo se llevaba con los demás porteros, sino porque desde la suplencia exigió al titular y por eso el Madrid conquistó cuatro Champions en cinco años.

Pocos jugadores dejarán huella como Casillas, decisivo, tacaño, atajador, disciplinado, contemplativo, sapo, espectacular y ganador.

Iker, tu único pecado fue ser del Madrid, contigo el Barcelona hubiera sido invencible.

¿Qué opinas al respecto?, conversemos sobre el tema: @Pepec_86 en Twitter

Fernando Galván