Apenas con tres carreras realizadas, en la esfera de la Fórmula Uno se habla más de lo que pasa afuera de las pistas que de lo que sucede en los circuitos.

Apenas ayer nos quedamos a la espera de lo que no fue, la lluvia no apareció en el Circuito de Hungría y todo el mundo especuló con el momento en el que las gotas hicieran su magia; sin embargo no sucedió.

Más o menos pasa lo mismo en Racing Point. El anuncio de la transformación a Aston Martin ha generado mucha especulación ya que se da por hecho que el equipo dará un importante salto de calidad y que por ende, se vuelve un asiento deseado.

El nombre de Sergio Pérez ha resonado mucho en los últimos días ya que la salida de Vettel para el próximo año de Ferrari hace que el mercado este alborotado; mucho se habla de una posible llegada del alemán a la escudería de Lawrence Stroll.

Entonces aquí surge la disyuntiva, si es que el padre de Lance Stroll despida a su hijo o al mexicano, los pilotos tienen contrato, eso por ahora es lo importante.

Así como ayer en pista se habló en todas las radios de los equipos de la lluvia que nunca llegó, hoy en día mi querido Checo, esa lluvia llamada Vettel todavía no llega, no hay porque ponerse nervioso cuando, incluso, hoy por hoy tu pantera rosa ruge fuerte y eso te puede devolver al podio.

No lo sé, piénsalo!

Tienes 10 años en la categoría reina del automovilismo, te has subido al podio en 8 veces y a pesar de ser un piloto de pago (patrocinado) te has ganado un respeto entre tus colegas, pase lo que pase, tendrás asiento, serás competitivo y lograrás seguir representando a México con tus actuaciones.

Posdata: Mención especial merece Max Verstappen, ese tipo está en modo leyenda, lástima que Red Bull no le haya dado un carro competitivo, sino… Hamilton no sería tan Hamilton.