95 años después de que se estableciera Ford en la calle de Bucareli, sede de las primeras oficinas administrativas, y de que la firma llegara a transformar la movilidad como la primera empresa automotriz del país, aún queda mucha historia por contar. La innovación es lo que ha logrado la permanencia de la compañía en territorio mexicano. Sin embargo, el talento de nuestra gente, así como el compromiso por las comunidades, son lo que nos mantiene orgullosos y con la vista hacia el futuro.

Hace casi cien años, el primer coche fabricado en cadena de la historia fue el legendario Ford T, cuya transmisión contaba con tan solo 43 piezas. En la actualidad, la transmisión de un automóvil moderno cuenta con entre 300 y 400 elementos.

La evolución de Ford en México ha ido desde la implementación de vehículos para transportar personas y mercancías, hacia una actividad comercial desarrollada, creación de empleos y un poder notorio de adaptación.