Tremenda historia, las imágenes son un poco fuertes, no tanto, pero sí son algo extrañas, y en eso radica su importancia.

Cuando una pareja fuera de su rancho en Morgan Hill, California, vio un cerdo salvaje que vagaba, decidieron dispararle y llevarlo a casa para extraer la carne. Después de transportar el cerdo de vuelta a casa y drenarle la sangre, la pareja cortó la piel del cerdo para abrirlo y separarlo; sólo para encontrar que este cerdo salvaje estaba ocultando algo bastante inusual por debajo de su superficie.

La pareja se sorprendió al encontrar que la grasa era de color azul brillante.

De acuerdo con los granjeros, toda la grasa en el cuerpo estaba manchada consistentemente azul. Su carne y sangre, sin embargo, eran de color normal.

La pareja ha disparado y comido a otros cerdos salvajes en su rancho y afirman que nunca han encontrado un ejemplar como éste.

Se formularon preguntas sobre si la existencia de que alguna antigua mina de cobre en las cercanías pueda haber sido la causa del color azul, pero de acuerdo con el los responsables del lugar existen minas viejas, abandonadas con poco mercurio.

Las muestras del cerdo han sido enviado a la Universidad de California para descubrir la fuente de la coloración inusual.